Entre el detective de ficción y el detective real

Entre el detective de ficción y el detective real

Los Sherlock Holmes del siglo XXI

 

ELENA AGUILAR 29/11/2015

Entre el detective de ficción, que protagoniza películas y exitosas series de televisión, y el detective real hay todo un mundo de distancia. Probablemente lo imagine como Sherlock Holmes, fumando en pipa, portando un sombrero y gabardina, asomándose por una esquina, con sigilo y misterio, siguiendo a su objetivo. Pero verlos en la vida real es suficiente para descartar esta teoría. Nada que ver con el legendario personaje de Arthur Connan Doyle. Tampoco con Hércules Poirot. Ni con el inspector Jacques Clouseau. Los investigadores privados del siglo XXI no visten de forma llamativa. Tampoco llevan gafas oscuras ni beben whisky con hielo. Son tipos normales. Como usted o como yo.

La de detective es posiblemente una de las profesiones más desconocidas. Y eso que la cartelera está llena de películas que hablan de ellos y las estanterías de las librerías rebosan de títulos de novela negra. El sabueso de hoy es un profesional normal y corriente, con estudios universitarios y que en vez de dar clases en la universidad, pasar consulta en una clínica o llevar la cuenta de resultados de una empresa se dedica a averiguar la verdad.

Los datos que maneja el Colegio Oficial de Detectives Privados de la Comunitat Valenciana constatan la existencia de 200 investigadores privados. Una decena de ellos trabaja en Castellón y lo hace en seis despachos, la cifra más alta en años. En España son más de 1.250 los detectives en activo, de los que alrededor de un 30% son mujeres y el sector factura 3.600 millones de euros al año.

Carlos (el nombre es ficticio, por razones de seguridad) lleva tres años en la profesión. Empezó con un despacho en Vila-real y hoy dirige junto a su socia Modus Castellón, una de las seis empresas de investigación privada que operan en la provincia. “Tenemos trabajo, pero el problema es que esta profesión es muy irregular y también muy sacrificada, porque pasamos una gran cantidad de horas vigilando”, apunta.

Pero, ¿qué investigan los detectives privados en Castellón? ¿Quiénes son sus clientes? ¿Cómo es su día a día? Aunque el perfil de usuario es muy variopinto, en general, se trata de empresarios que sospechan que sus trabajadores les engañan, padres que quieren conocer lo que hacen sus hijos cuando salen por las noches, maridos y mujeres que creen que sus parejas les son infieles o personas que quieren modificar el convenio que regula su separación. El caso, por ejemplo, de un hombre que quiere demostrar que su exmujer trabaja, tiene buen sueldo, y vive con otra persona. En definitiva, demostrar que ella gana más que él para así poder bajar la pensión. Son algunos ejemplos de los casos más habituales en los que trabajan los investigadores de Castellón. Y sus historias son interminables.

Si Carlos lleva tres años en la profesión, Eloy de Paco Martínez es uno de los veteranos. Lleva desde finales de los setenta en la profesión y preside el Colegio Oficial de Detectives de la Comunitat (en España solo existen otros dos colegios, en Galicia y Cataluña). “Esta es una profesión desconocida. Somos profesionales a los que, desde el 2014, se nos exige un título universitario y una licencia específica. Ni llevamos gabardina ni fumamos pipa”, describe.

PONGA UN DETECTIVE EN SU VIDA // Como en cualquier profesión, la crisis ha pasado factura a la actividad de la investigación privada. Y ya no por el volumen de trabajo (es cierto que ha bajado, pero no lo ha hecho tanto como en otros sectores), sino por la facturación. “Los precios han evolucionado claramente a la baja, hasta un 50% menos. Las tarifas del 2007 y el volumen de facturación no van a regresar nunca”, describe José Antonio (el nombre también es ficticio), de Detectives Castellón.

José Antonio es abogado y abrió su despacho en el centro de la capital de la Plana hace diez años. Es un enamorado de su profesión (en su caso dedicarse a la investigación privada es algo cien por cien vocacional), pero reconoce que es una actividad dura. “Quema mucho. Un día puedes estar diez horas esperando en el coche. No tenemos horarios”, asegura. Manda el trabajo y hay que estar disponible las 24 horas del día, de lunes a domingo.

La de detective es una profesión compleja que requiere de grandes dosis de paciencia, pero también de intuición y de mucha sangre fría. Y es también peligrosa. Frente a la creencia popular de que van armados, los detectives de Castellón aseguran que su arma es el cerebro. “No llevamos pistolas, ni navajas, ni gases lacrimógenos ni nada parecido. Si nos encontramos ante una situación peligrosa, nuestra mejor arma de defensa son las piernas, salir corriendo”, describe el investigador de Detectives Castellón.

Y situaciones peligrosas las hay. A menudo, los detectives de Castellón montan guardia en clubs nocturnos y es fácil que levanten las sospechas de los vigilantes. Y, cuando eso ocurre, los investigadores aseguran que es mucho mejor que a uno le tomen por ladrón antes que por policía. “Hay personas a las que tú investigas que te pillan y te intentan tirar de la carretera. Estamos desprotegidos”, cuenta José Antonio.

No usan armas, pero sí cámaras de video y de fotografía. “También realizamos informes escritos que luego presentamos al cliente, y testificamos en juicios. Esta profesión tiene mucho de pisar calle, pero también de despacho”, explica Carlos, de Modus.

LO QUE CUESTA EL SERVICIO // Pese a que los investigadores privados aseguran que las tarifas de ahora poco tienen que ver con las de hace unos años, sus servicios no son baratos. Los honorarios medios de un detective se mueven alrededor de los 40 euros por hora. Destapar una baja laboral fingida y documentarla con pruebas puede costar unos 4 días de investigación. Es decir, en torno a los 1.500 euros. Por ahí ronda también el coste de una investigación de infidelidad matrimonial. Pero parte de la facturación se va en gastos de despacho, secretaría y reparaciones. “Al final nos queda un sueldo normal. Los que trabajamos en esto lo hacemos por vocación”, coinciden. H

Mediterraneo

¿Qué investigan los detectives privados?

¿Qué investigan los detectives privados?

Infidelidades, bajas fingidas y denuncias falsas copan la mayor parte de los encargos realizados a los detectives privados, que cobran entre 800 y 1.200 euros por una semana de seguimiento

 

Su imagen está ligada al humo de una pipa, gabardinas largas y sombreros oscuros, pero la realidad de los detectives privados dista, y de qué manera, del retrato romántico fijado por el cine negro. Aunque el imaginario colectivo los dibuja resolviendo secuestros a partir de una caja de cerillas o esquivando las tretas de una femme fatale, la rutina de estos investigadores pasa por elaborar informes interminables y declarar como testigos en procesos judiciales. Su mayor fuente de trabajo proviene de las mutuas laborales y las compañías de seguro, que los contratan para resolver fraudes, pero sus indagaciones pueden ser de utilidad en numerosos casos, al alcance de casi cualquier ciudadano.

¿Qué investigan los detectives privados en Málaga?

Aunque el precio varía según el tiempo que requiera la investigación, contratar a un detective privado durante una semana puede tener un coste de entre 800 y 1.200 euros, un desembolso importante pero rentable si tenemos en cuenta los posibles efectos de sus averiguaciones. Los casos más recurrentes están relacionados con bajas fingidas, infidelidades, denuncias falsas o delitos societarios. Los investigadores defienden su labor social, aunque algunas voces críticas siguen considerando que su contratación resulta una medida extrema que, en algunos casos, como los referidos a padres que ordenan seguir a sus hijos ante la sospecha de que consumen drogas o están mal relacionados, evidencia una tendencia controladora y un fracaso en el diálogo y la resolución de conflictos personales.

Los casos de corrupción destapados en los últimos años en la Costa del Sol han aumentado el trabajo de los detectives privados, con frecuencia contratados por la parte acusada para recabar pruebas en su defensa. Es el caso de la agencia Dea Detectives, que participó de forma activa en casos como Malaya o Ballena Blanca. Aunque con menor asiduidad, también las administraciones públicas recurren a este tipo de servicios, como el Ayuntamiento de Torremolinos, que contrató a un investigador para seguir al exjefe de Bomberos después de que algunos subordinados lo acusaran de absentismo laboral. Este periódico ha contactado con el detective que realizó el seguimiento, que responde a las iniciales J. R.

En septiembre del año pasado, el detective privado pasó cerca de dos semanas tras la pista del entonces jefe de Bomberos de Torremolinos. Según su declaración, comprobó que, una hora después de llegar al parque, el funcionario “se ausentaba del trabajo y se dedicaba a hacer reparaciones de fontanería a domicilio, siempre en vehículo oficial, del que tapaba el anagrama del Ayuntamiento”. La investigación fue encargada por el anterior alcalde, Pedro Fernández Montes, y desembocó en una suspensión de empleo y sueldo durante un año, medida tomada por el actual equipo de gobierno, aunque el trabajador recurrió la resolución administrativa por vía judicial y el caso permanece abierto.

El proceso para contratar a un detective privado es relativamente sencillo, aunque conviene cerciorarse de que la persona contactada tiene la formación requerida por el Ministerio del Interior, en concreto títulos de Criminología y Ciencias de la Seguridad. Por lo general, el detective privado estudia el caso un par de días antes de presentar un presupuesto. Muchos de ellos, como J. R., solicitan el pago adelantado del cincuenta por ciento: “Es una forma de evitar que el cliente no pague si no la investigación concluye algo que contradice su idea preconcebida”. Las pruebas obtenidas podrán ser presentadas en posibles demandas civiles o laborales y en los contratos debe figurar que el detective se compromete a declarar como testigo. Finalizado el caso, los clientes reciben un informe detallado dividido en tres partes: seguimiento, fotografía y vídeos si son necesarios y conclusiones. “El informe final es totalmente imparcial, sin valoraciones personales”, asegura J. R, que afirma declarar cada año en más de 70 juicios.

En Málaga, el repertorio de casos no cambia mucho respecto a otras grandes ciudades españolas. En el campo privado han aumentado los encargos relacionados con la modificación de medidas impuestas en los divorcios. Los detectives investigan si uno de los excónyuges dice no estar trabajando para evitar pasar la pensión y, en realidad, lo hace en negro, o si en la casa familiar convive una tercera persona pese a que sea incompatible con el acuerdo alcanzado entre las partes. En el terreno profesional, las mutuas han dejado de recibir las subvenciones para investigar posibles fraudes: “La crisis también nos ha afectado”. El absentismo laboral continúa siendo el gran reclamo, pero ha crecido el número de encargos para encontrar a gente que no paga su alquiler o que mantiene deudas y está ilocalizable.

 

 

diario sur

Una exguerrillera y la detective portada en Soho

Una exguerrillera y la detective portada en Soho

La revista ‘Soho’ conmociona a Colombia con su próxima portada

La publicación muestra en su primera página, desnudas y en actitud sensual, a una exguerrillera de las FARC y a una detective que luchó contra este grupo terrorista

El adelanto en redes sociales de la próxima portada de la revista ‘Soho’ ha causado un gran revuelo en Colombia, país que se ha visto conmocionado al contemplar la fotografía que muestra a una exguerrillera de las FARC y una detective que luchó contra este grupo terrorista abrazadas, desnudas y en actitud sensual.

Las protagonistas de la instantánea protagonizada por Isabel Lodoño, exguerrillera de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y su antigua rival Ana Pacheco, detective del Departamento Administrativo de Seguridad, quien durante años se ha dedicado a perseguir a los guerrilleros del grupo terrorista colombiano.

La revista ha titulado su portada con la frase ‘La paz según Soho’, mensaje con el que la publicación se suma a las celebraciones por los avances en el proceso de paz que mantienen el Gobierno colombiano y las FARC. Esperan firmar una tregua antes de que termine 2015 y llegar a un acuerdo final que termine con décadas de violencia en el país latinoamericano.

Por otro lado, ‘Soho’ ha aprovechado la ocasión para rendir tributo a la legendaria portada de ‘Rolling Stone’ en la que el cantante de los Beatles John Lennon aparecía desnudo en la cama, abrazado a su esposa Yoko Ono. En la publicación colombiana, la exguerrillera de las FARC y la detective aparecen en una actitud similar a la de John Lennon y Yoko Ono, fotografía que fue realizada por la reconocida Annie Leibovitz en 1980.

Fue interceptado en la frontera con 150.000 euros

Fue interceptado en la frontera con 150.000 euros

El empresario, denunciado por Soler por no pagarle las acciones del Valencia, niega el informe del detective privado que le atribuye cuentas en el extranjero.

 

Vicente Soriano declaró ayer como imputado en el juzgado de Instrucción número 3 de Valencia. Juan Soler le denunció por un delito de insolvencia punible. El constructor quiere que se investigue si Soriano ocultó su patrimonio para evitar pagarle los 65 millones de euros que le adeuda por la frustrada venta de las acciones del Valencia. Esta cantidad está reconocida en dos sentencias del Tribunal Supremo.

Soriano optó por no contestar a las preguntas de la acusación particular. Durante su comparecencia negó el contenido del informe de una agencia de detectives de Valencia que le atribuye un jugoso patrimonio, de decenas de millones de euros, repartido entre bancos de Europa y Suramérica. Rechazó la veracidad de su contenido.

El empresario sí admitió que en una ocasión fue interceptado en la frontera con Andorra con unos 150.000 euros en efectivo, información que ya publicó LAS PROVINCIAS. Se trata de la primera vez que Soriano reconoce este particular. Durante su comparecencia indicó que ya dio las explicaciones oportunas en el expediente abierto al retenerle ese dinero. Aclaró que llevaba esa cantidad para una operación inmobiliaria que finalmente no llegó a materializarse. El declarante subrayó que esa era la única vez que había reunido ese capital. De esta forma, trasladaba que no dispone de un holgado patrimonio, tal y como recoge el citado informe del detective.

Soriano insistió ayer en que no debe dinero a Soler pese a las dos sentencias que reconocen esta deuda. Dijo respetar la decisión judicial, pero recordó su teoría de que había un pacto de caballeros en el que si la operación con Dalport se desmoronaba cada cual volvía a la situación inicial. Sin embargo, esta cláusula no llegó a recogerse por escrito. El empresario desarrolló esta idea en su comparecencia pese a que no se investiga en este procedimiento.

Detective privado

A continuación, se celebró la comparecencia del detective de la agencia Distrito 46. El profesional indicó que, en realidad, el dossier acerca del patrimonio de Soriano y el entramado que diseñó para hace inviable un embargo consta de siete partes. Una de ellas, la que se encuentra en la causa, la elaboró un compañero de Barcelona, según su testimonio. Facilitó la identidad del autor para que sea citado a declarar.

El detective privado valenciano se comprometió a aportar las otras partes del informe que elaboró a petición de Soler. El expresidente del Valencia CF, asfixiado por la falta de liquidez ante el impago de Soriano, encargó este informe para tratar de vender la deuda a otros empresarios a cambio de una quita. Así, esta documentación la entregaba a los interesados para convencerles acerca de la solvencia. Este dossier fue el que entregó al confidente policial quien terminó denunciándole por preparar un secuestro contra el empresario. Esta causa se sigue en otro juzgado. Soriano recurrió ante la Audiencia el archivo decretado por la juez instructora.

 

A. RALLO

Las Provincias

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad